Hoy, en el blog de Primera Línea, entrevistamos al Cabo Furriel, más conocido cómo La Furri. Un guarnicionero de cuero andaluz con magníficos resultados en réplicas de piezas de primera y segunda guerra mundial, así cómo de guerra civil española. Estas son nuestras preguntas:

Cartuchera tipo 2A de La Furri, en tostado

1/ En primer lugar, Furri, después de un paseo por tu página de facebook, nos gustaría preguntarte cuántos tipos de productos ofreces: hemos visto desde cascos, hebillas, cartucheras, pistoleras… Aprovechamos también para preguntarte: ¿Cómo empieza esta afición/trabajo? 

Ante todo gracias por vuestro interés en este modesto proyecto. El trabajo de La Furri tiene como meta ofrecer una serie de réplicas artesanales de material militar, de calidad y a precio interesante, centrándonos sobre todo en tres periodos históricos principales: la guerra civil española, primera guerra mundial y la segunda guerra mundial. Fabricamos réplicas del material usado por USA, Francia y España dentro de esos periodos. Aparte de ese material, del que generalmente hay existencias, podemos atender pedidos especiales, de material que, o bien no esté en el catálogo, o bien no pertenezca a ninguna de esas naciones y/o períodos históricos en los que La Furri trababa normalmente. Sería algo así como el “fuera de carta” de los restaurantes. 


Esta afición nace fruto de una necesidad temporal y comienza hace más de 20 años, cuando por carecer de material y herramienta para terminar una bolsa de lona, el Cabo furriel acude a un maestro guarnicionero a que le coloque unas fornituras a esa bolsa. A partir de ahí, al Cabo se le despierta el interés en ese oficio y con el paso de los años, tras visitas intermitentes al maestro con objetivo de aprender los rudimentos del oficio, surge la idea de fabricar réplicas de funda de pistola para la Colt M1911. Tras conseguirse el hito, se van añadiendo otras piezas como cartucheras para carniago y correajes, aunque para consumo personal y ocasionalmente en círculos muy cerrados. El hobby se paraliza allá por 2007 por falta de interés, y a mediados de 2019, es cuando se vuelve a retomar con otra perspectiva, algo distinta a la que se tenía al comienzo; ante la práctica escasez de reproducciones de material español de los años 30 en el mercado, ofrecer a los interesados la posibilidad de conseguir equipos completos decentes y a precios razonables. 

Patrones Cartucheras Guerra Civil
VISTA DE LA MESA DE TRABAJO DEL CABO FURRIEL, CON PATRONES DE CARTUCHERAS EN CARTÓN


2/ La calidad de tu trabajo es indudable. ¿Cómo se realiza el trabajo de estudio de las piezas? ¿Se utilizan piezas originales para su estudio?

Muchas gracias. Normalmente partimos de una pieza original, conseguida en las mejores condiciones posibles, sobre la cual, se toman medidas, se realizan comprobaciones y se verifica hasta donde sea posible su autenticidad. A partir de ahí, y con una composición general de medidas y formas en un boceto, se comienza a hacer un patrón a escala 1/1 del desarrollo de la pieza a copiar. Antes de pasarlo al material en el que se va a fabricar, se hace una maqueta en cartón, para comprobar que todo es correcto y el patrón es adecuado, no conviene desperdiciar materia prima. A partir de ahí, se considera apto y se empieza a fabricar la pieza. Esta es la manera más común, podríamos llamarla “estándar”, la cual es la más cómoda y fiable, aunque se pueden afrontar otros retos por la vía difícil. Algunos encargos especiales se basan, simple y llanamente, en el estudio de fotografías de la pieza deseada y en el aporte por parte del interesado de una o dos medidas, bien de la pieza a reproducir, bien de, por ejemplo, el objeto que entre dentro de una funda, cartuchera, tahalí…Estos encargos pueden convertirse en piezas fijas en catálogo, si es que tienen buena acogida, o bien, en piezas “fuera de carta”. En cualquier caso, el interesado es informado de los posibles inconvenientes antes de realizar una pieza de la que no se tiene un original para poder copiar, y que, cualquier desajuste, variación de tamaño, forma y color no es responsabilidad de La Furri. 

Cartucheras guerra civil
CARTUCHERAS 1A EN COLOR AVELLANA

3/ ¿Hay diferencias sustanciales entre los cuatro tipos de cartucheras que trabajas? (Tipo 1, 1A, 2 y 2A).

Hay dos diferencias principales. La primera, es en el aspecto final de la cartuchera. Las de Tipo 1 y 1A presentan un aspecto más curvo en su solapa, más estilizado,podríamos decir. Las del Tipo 2, son más rectangulares, aunque la caída de la solapa presenta una curva mucho más abierta. En cuanto a tipos, el número diferencia el estilo de la cartuchera, su forma final. En cuanto a la letra, tipos 1A y 2A, indican cómo están confeccionadas esas cartucheras. En los tipos 1 y 2, la piel que forma la cartuchera, está cortada de una vez, de una pieza. Al montarla, mediante pliegues, tomará la forma de caja, y se cerrará mediante dos costuras con forma de “L”, una a cada lado de la cartuchera. En los tipos 1A y 2A, la cartuchera está formada por tres piezas distintas, que una vez montadas, formarán la caja. Está cerrada por dos costuras que rodean el perímetro de la caja. El tiempo de trabajo en las tipo 1A y 2A es muy superior a las del tipo 1 y 2, de ahí su coste algo más elevado. El resto de guarniciones de ambos tipos y subtipos, van remachados, no hay diferencia entre ellos. Las cartucheras tipo 1 y 2 serán sensiblemente más grandes que sus primas 1A y 2A, debido a cuestiones geométricas, pero la capacidad de peines que pueden albergar será la misma. 

CARTUCHERAS 1A TOSTADO
CARTUCHERAS 1A EN COLOR TOSTADO


4/ Hemos visto que reproduces también cartucheras francesas de segunda guerra mundial. ¿Hay un mercado internacional que las demanda?

En principio no. De hecho, sacar los patrones de estas cartucheras no fue un encargo de nadie, ni una respuesta a una demanda del mercado; fue una especie de capricho y tributo a la afición modelística e histórica que el Cabo furriel tuvo por la batalla de Francia de 1940. Lo que pasa es que, al ya tener el patrón y las primeras copias listas, se decidió ofertarlas a los posibles interesados. Se han vendido algunas unidades, sobre todo del modelo Mlè. 1935/37, en Francia y Alemania, con buena crítica, aunque ni mucho menos al nivel de las fundas M1916 o los carniagos para guerra civil. 

Color pieles cartucheras recreacion
El color de las pieles usadas por la Furri de izquierda a derecha: negro, avellana, tostado, natural.

5/ Volviendo a recreación histórica de guerra civil española y que tenemos la oportunidad de hablar contigo: ¿Qué diferencias hay entre el color avellana y el color tostado? ¿Afecta en algo a la calidad del material? ¿Es mejor uno que otro? ¿Es exclusivamente cuestión de gustos?

En cuanto a los colores de piel, se puede hablar de gustos, siempre dentro de unos márgenes, si. Y más aún si entramos en el terreno de material español, no ya de principios de los 30, sino de la locura logística de los tres años de guerra. No siendo ningún experto en ese período,  de lo que si estoy convencido, a juzgar por el material gráfico que hay disponible, es que se hacía “lo que se podía con lo que había”, sobre todo  a partir de los primeros meses de 1937.


La calidad de la piel no se ve afectada por el color, ya sea conseguido a base de tintes o a base del uso. Al menos hoy día, se utilizan tintes que están sobradamente probados y no dañan a la piel. Antes, se utilizaban mezclas diabólicas, como el caso del tinte negro, que se sacaba de montones de clavos oxidados macerados en vinagre o el marrón, que usaba un tipo de ácido, que en caso de mezclarse en exceso, producía quemaduras en la piel (la del animal y la del curtidor). Cabe destacar, que la transición de natural a tostado, y de éste al avellana, no se puede considerar tinte, si se hace de manera natural, se puede considerar una pátina, conseguida a base del uso y otros factores, voluntarios e involuntarios.

Bien, las diferencias entre el avellana y el tostado son de tono. El avellana, ese color tan deseado por coleccionistas y reconstructores del período 1936-1939, es un color marrón rojizo que proviene del tostado, y este a su vez del natural, y se llega a él a través del uso, abuso, mantenimiento y agentes externos (naturales y químicos). En los manuales de uniformidad de la época anterior a la guerra civil, se deja claro que el correaje de tropa y oficiales será de piel de becerro en color avellana. Se puede considerar que, al menos los equipos existentes al comienzo de la guerra, eran de ese color en el mejor de los casos, y en un marrón más oscuro, si es que la pieza tenía sus años de uso/abuso a cuestas. No obstante, y sabiendo que el material de campaña se hacía en los mismos cuarteles a nivel regimental siguiendo unas vagas especificaciones en cuanto a dimensiones, desde el mismo día del alzamiento, nos encontramos civiles o milicianos con equipos “de paquete” en piel de vaquetilla (becerro) color natural.

Teniendo en cuenta estos hechos y otros que tengan más que ver con particularidades del lugar de procedencia, curtición, tinte, nutrientes…podemos elegir sin temor a caer en anacronismos, el color “marrón” que más nos guste, dentro de un abanico relativamente amplio, que iría desde el blanco rosado conocido como “natural” hasta el marrón chocolate, pasando por el “tostado”, “avellana” etc. Todo dependerá de las indicaciones del jefe de unidad de reconstrucción y/o los gustos personales. 


Siempre se ha dicho que la guerra civil es un caos en cuanto a uniformidad, y eso tiene su parte mala (no se podrá contentar a todo el mundo con sólo dos patrones de cartucheras, por ejemplo) y su parte buena (dentro de un gran abanico de posibilidades, casi cualquiera será correcta). La Furri ofrece todas sus piezas en tres colores, consideramos que suficientes para cubrir las necesidades: negro, tostado y avellana. El avellana acaba de unirse a las opciones en cuanto a colores este mismo 2020 y seguramente será el más demandado por los clientes, aunque si alguien prefiere dedicarse al bonito arte de dar color a sus piezas tostadas, a través de una sencillas instrucciones y una cantidad de tiempo, el tostado acabará en avellana. Incluso si se desea empezar de 0, podemos ofrecer piezas en natural. En cualquier caso, la llegada de suministro casi ilimitado de avellana en varios gruesos, el tostado y el natural en La Furri, están llamados a venderse cada vez menos.

Milicianas con sistema carniago en cuero natural.

6/ ¿Te importaría indicarnos cómo envejecer unas cartucheras color tostado? Es una pregunta relativamente recurrente entre recreadores históricos y nos gustaría que un profesional nos dejase su opinión.

Partiendo de un color tostado, podemos conseguir una pátina de avellana, es cuestión de tiempo, paciencia y teniendo en cuenta que todas las piezas fabricadas en piel se oscurecen gracias al uso, sobre todo el roce, la presencia de nutrientes en su justa cantidad, como el aceite de pata de buey y la grasa de caballo, de protectores, como la crema abrillantadora (betún de toda la vida) y su exposición a la luz solar. La combinación de todos estos factores hará que, con el tiempo, nuestras piezas se oscurezcan. 

7/ Mantenimiento del cuero: ¿Qué tenemos que hacer en cada caso?

Para conservar y mantener cualquier pieza de piel, basta con seguir unos pasos muy simples. Hay que tener en cuenta, que estos pasos, además de mantener nuestras réplicas, facilitarán que éstas vayan tomando poco a poco una pátina que las hará oscurecer. Lo primero es mantener las piezas limpias y secas. En caso de mojarse, debemos dejar la pieza en un lugar alejado de luz directa o de cualquier fuente de calor. Pero donde haya buena ventilación. Es mejor dejar evaporar el agua de manera natural, que forzar el secado, eso puede agrietar y resecar la piel. Una vez seca, eliminar todo el polvo que hayan podido acumular mediante un buen cepillo, y en caso de que sea barro lo que manche nuestra réplica, dejarlo secar y luego cepillarlo hasta eliminarlo. Una vez limpia y seca, podemos nutrir la pieza en caso de ser necesario. Ojo con esto, una piel seca durará menos, pero una piel con exceso de nutriente, tampoco será longeva.

Y ojo con el nutriente a utilizar. Nosotros recomendamos sólo dos nutrientes: grasa de caballo o aceite de pata de buey. El aceite puede aplicarse en la parte exterior de la piel (la flor), mediante una esponja o una brocha. Si se opta por la grasa, es mejor aplicarla por la parte interior de la piel (la carne). Ambos nutrientes van saturando las fibras de la piel y la nutren, haciendo que ésta esté suave y flexible. Huir despavorido de la idea de usar Nivea o cualquier crema hidratante. No sé quién tuvo esa ocurrencia, pero merece cárcel. La crema hidratante contiene agua, y acaba pudriendo la piel a velocidad del rayo. Una vez que la piel haya absorbido el nutriente, un día o dos después, podemos dar crema protectora a la piel, recomendamos incolora, y mientras más huela a petroleo, mejor. Marcas como Kiwi y Nuget suelen tener este tipo de cremas. Huir totalmente de las cremas que huelan dulce, a cera o a cualquier cosa que no sea a petroleo. Se aplica sobre la piel mediante una esponja o un trapo, se deja secar 15 o 20 minutos y a continuación se cepilla con un buen cepillo de cerdas suaves. Para un buen brillo, poca crema, y mucho cepillo. Los más atrevidos podrán sustituir la crema incolora por alguna con color, lo cual, puede ayudar a oscurecer la piel más rápido, si es lo que se desea.

Cuero usado
Dos fundas M1916, las dos fabricadas en natural, la de la izquierda está usada y la de la derecha, nueva. Misma piel y mismo patrón, para que se vea cómo se envejece el cuero.

8/ ¿Algún producto en concreto que consideres “especialidad de la casa”?

Si, la funda para Colt M1911, modelo M1916. Es la primera réplica que se proyectó, la primera que se vendió y la que más satisfecho deja a la hora de fabricar una. Detrás de ella, hay horas y horas de esfuerzo, investigación, inversión y hasta el sacrificio de una Boytt original de 1942. Es la pieza de la que el Cabo furriel se siente más orgulloso. Y se puede decir que es idéntica a la original en todos los detalles, muy superior a las réplicas ofertadas desde Pakistán, India o China. Mejores incluso que las de Jerry Lee de “WhatPriceGlory” y comparables a las de “AtTheFront”.

Así trabaja la Furri

7/ Te están leyendo muchos recreadores históricos de guerra civil española: ¿Qué les dirías?

Disfrutad del hobby, aprended de los viejos, respetadlos y dejaros aconsejar, que la reconstrucción os lleve a la historia y viceversa, tened paciencia, dejad de lado las disputas políticas, cuidad mucho vuestro equipo y buscad perfeccionarlo. Y si necesitáis cualquier pieza para vuestra impresión histórica, tenéis en mente algún proyecto, queréis ceder un original para patrones y obtener una réplica gratis o tenéis cualquier duda sobre mantenimiento de la piel, productos… el Cabo furriel estará orgulloso de poder atenderos en su página de Facebook @LaFurriCordoba o en el correo electrónico lafurricordoba@gmail.com

replicas cartucheras guerra civil
Compartir:

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *