Por Dios, la Patria y el Rey, lucharon nuestros padres, por Dios, la Patria y el Rey lucharemos nosotros también

¿Lo reconoces? Es la primera estrofa del Tercio de Oriamendi. El eterno himno de los llamados carlistas, requetés o en algunos casos: navarros. Aunque fue un movimiento político que fue mucho mas allá de Navarra, teniendo un número importante de seguidores en Aragón, Cataluña, Andalucía y otro puntos de la península.

Fueron voluntarios. Un movimiento político con mucha fuerza en algunos lugares que participaron en la organización de la sublevación. Y que rápidamente se pusieron a las ordenes de los mandos militares sublevados. Colaborando así en el intento de golpe de Estado con sus milicias, ya instruidas, preparadas y con gran carga ideológica lo que hará de ellas un contingente muy usado como fuerza de choque dada su gran combatividad.

Requetés carlistas recreación
Requetés se preparan para el combate. Recreación de Abánades (Guadalajara) 2019

UNIFORMIDAD DEL REQUETÉ

Su uniformidad que es lo que realmente nos importa en recreación histórica, va a cambiar rápidamente de prendas civiles que serian usadas en los primeros meses a prácticamente usar el uniforme militar de 1926. Fueron pertrechados y equipados por la intendencia del ejercito, siendo en ocasiones relativamente frecuente el usar camisas de color garbanzo que les da una apariencia algo distinta aunque siendo también muy extendida la camisa kaki de dotación del ejercito español de la época.

Los detalles en esta unidad, debemos buscarlos en los complementos. El más característico, orgullo para ellos de su condición, era la boina roja, muestra inequívoca de sus creencias y de sus unidades. Tanto es así que a pesar de ser una clara diana para los fusileros enemigos en el frente se uso profusamente en las trincheras, llegando incluso a crearse la orden “quiten boinas” en ciertos momentos.

También podemos fijarnos en la profusión de elementos en sus pechos, bolsillos… El más corriente, querido y valorado era el detente bala que era un trozo de tela o metal con la leyenda “detente bala”.

Este venía envolviendo generalmente una imagen del Sagrado corazón de Jesús. Solía ser regalado por alguien de gran proximidad al soldado y que llevaba prendido sobre el bolsillo izquierdo. Acompañaban en ocasiones a este toda clase de elementos religiosos como crucifijos, medallas de vírgenes y otros de carácter más político como el águila bicéfala carlista o la cruz de San Andrés.

Mención aparte en este apartado de uniformidad carlista, queremos hacer al CRISTOFORO, que era un combatiente. Normalmente incluso con algún rango tipo cabo o sargento. Llevaba un cruz en un astil al modo de una bandera,  denominado cristóforo y que era todo un honor para el que la portaba. Era de gran carga simbólica para sus compañeros. ¿Porqué?

Les permitía siempre luchar “siguiendo a su Dios” o de cara a él, siendo una muestra mas de la connotación ideológica de estas unidades.

cristóforo carlista

¡Este pasado fin de semana recreamos como requetés en la XII edición de la recreación histórica de Fayón! Puedes ver las fotografías en nuestra cuenta oficial de instagram. ¡Nos vemos!

Compartir:

4 comentarios

  1. Las camisas garbanzo se compraron por el Requeté de excedentes de la Guerra de África. Antes de la guerra ya tenían formadas milicias, con distintivos de grado, que para los oficiales eran flores de lis plateadas y doradas.
    La orden era “Fuera boinas” Las boinas, además de rojas, fueron usadas blancas por las “Margaritas”, las mujeres del Requeté, y también se usaron blancas en Andalucía, por el Requete de Sevilla, al principio de la guerra.
    Una prenda de uniformidad carlista típica era la cazadora, muchas veces confeccionada con mantas de cuadros.

    1. Buenos días Manuel, muchas gracias por tu comentario.
      En efecto, tienes mucha razón en tus comentarios, la finalidad del articulo es empezar a recrear de forma “fácil y sencilla” de allí que hayamos querido generalizar para que una persona tenga los trucos sencillos que permiten recrear requete en todas partes y en todo momento sobre el que este contextualizado la recreación.
      Por eso hemos evitado las divisas de milicias (flores de lis en el norte y barras en el requete andaluz) a propósito para no cometer errores por “exceso de buenas intenciones”, por el mismo motivo no citamos las cazadoras típicas a cuadros, muy usadas en los primeros tiempos (otoño inverno del 36-37) pero poco usadas después para no crear confusión y que por ejemplo alguien quiera recrear requetes en el Ebro con ellas, dado que un articulo para toda la uniformidad y lugares durante los 3 años de guerra es algo complejo para hacerlo de forma breve como hemos querido intentar. Mención a parte para las margaritas, las cuales esperamos en un futuro poder dedicarlas un articulo.
      Es placer el poder charlar contigo, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *