A raíz del último artículo publicado sobre el calzado idóneo para recrear tropa durante la guerra civil varios de vosotros nos habéis preguntado sobre el periodo de durabilidad de las prendas entregadas a los reclutas.

Lo primero es una aclaración, la durabilidad de los materiales reglamentarios esta tipificado antes de la guerra civil, es decir, en condiciones de paz y sobre el reglamento de uniformidad vigente en el momento, puesto que una vez estallado el conflicto todo es papel mojado por fundamentalmente 2 motivos, la imposibilidad de dotar a todos los nuevos soldados y los indudables aumentos de desgaste de las prendas.

Aconsejamos antes de empezar un nuevo vistazo al articulo sobre el uniforme de 1926 que ya realizamos.

Recreación de cabo justo al empezar la guerra civil española

Interés de la dotación de prendas del recluta para recrear

Este artículo, al revés de la mayoría de los que publicamos en el blog, tiene escaso interés para lo que es estrictamente el recreador de guerra civil, puesto que como comentamos anteriormente un soldado de por ejemplo 1937 a duras penas tendría todo el material disponible y no se le aplicaba el suministro periódico.

Si bien, el saber no ocupa lugar y no deja de ser algo curioso que nos puede ayudar a conocer el estado de las tropas al comienzo de la guerra.

Prendas del recluta en su ingreso

El equipo de las prendas que reciben los reclutas a su ingreso en el servicio durante el periodo republicano podemos dividirlo en prendas mayores y prendas menores.

Por tanto quedará:

Prendas mayores

Recreador con capote manta unos de los elementos de mas duración

Los 3 últimos elementos de la lista solo eran dados a los cuerpos montados.

Como podemos ver, muchos objetos superan el periodo de permanencia en el servicio militar activo de un recluta (hay que diferenciar entre el servicio militar de duración mas elevada y el servicio militar activo), quedando en el cuartel para su uso en la siguiente promoción.

Prendas menores

Realidad de su uso

El equipo del recluta es algo que nosotros hemos sacado de manuales y textos de la época, pero ignoramos su implantación y cumplimiento real, siendo especialmente escépticos en algunas prendas.

Es por ello que queremos que sea un hilo abierto, sujeto a cambios propiciados por todos los lectores que conocedores del tema tengan a bien aportar su granito de arena en dar luz a cosas como estas de nuestra historia, que sin ser de gran transcendencia nos ayuda a conocer mejor el pasado y por que no decirlo, a llenar un poco las tertulias de los amantes de la historia.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *