La uniformidad de las tropas de la guerra civil, da para varios libros, de hecho ya hay varios elaborados sobre la materia, pero como todo tiene un principio en esta ocasión queremos hablar del uniforme que llevaban los militares (oficiales y tropa) justo ese 18 de julio de 1936 en el que se sublevo una parte del ejército contra el gobierno republicano.

Reglamento 1926 recreación
Ilustración sobre la uniformidad del reglamento de 1926

El famoso R26 (Reglamento 1926)

A la hora de recrear, sobretodo cuando se esta empezando, hay que intentar evitar los modelos “raros” y quizá mas bonitos. Empezando por la generalidad. Lo que mas unidades nos va a permitir recrear, en este caso ese es el motivo de este artículo, es el uniforme reglamentario de 1926. Que es el que llevaban todos los soldados independientemente de en que bando se encuadraran al comenzar la contienda.

Básicamente el uniforme consta de 4 elementos textiles, pantalón granadero, camisa kaki español, guerrera y gorro isabelino así como un complemento de cuero que eran las cartucheras, de los cuales vamos a intentar dar unas pequeñas pinceladas:

  • Pantalón granadero: es un pantalón bombacho, siendo lo más característico la línea de botones a lo largo de la pierna del tobillo a justo debajo de la rodilla. En oficiales cambiaba por un pantalón de montar o breche, dado que solían ir con botas altas, pero este tema del calzado lo dejaremos para más adelante.
  • Camisa kaki: color kaki español, un color verde apagado con abotonadura a lo largo de la todo el frente y 2 bolsillos en el pecho.
  • Guerrera: del mismo color que el anterior, caracterizada también por tener 2 bolsos en el frente salvo oficiales que tendrían 4.
  • Gorro isabelino: Es un gorrillo de forma trapezoidal con una muy característica borla, cuyos colores cambia según las unidades.
  • Cartucheras: sistema Carniago español, consistente en 3 cartucheras, cinto, hebilla y trinchas, todo ello en color avellana. Cambia para oficiales que llevaran cintos tipo San Brown.

Todo ello acompañado de diversos complementos para el frío como capotes, mantas… y calzados con las típicas en el ejercito español alpargatas, de formas muy variadas, pero constantes por el buen rendimiento que aportaban y por la pobreza económica de esos tiempos, aunque poco a poco fueron cambiándose por borceguíes de cuero.

Soldado sublevado del cuartel de montaña se rinde ante los que leales a la república. Puesto, el uniforme de 1926 con pantalón granadero (botones) y guerrera con alpargatas.
Detrás, un oficial entrega su pistolera.

¿Con esto ya puedo recrear? ¿Estoy listo?

Pues si, estas listo pero hay que contextualizar el momento, el bando y la unidad, debiendo dar ligeros retoques según lo que toque recrear, aunque es una base excelente de la que partir para poder hacer un buen papel en todos los momentos y lugares que tuvo lugar nuestra contienda.

¿Dónde lo puedo conseguir? ¿Es todo necesario?

Por desgracia en recreación de guerra civil española no tenemos el apañado Ebay con replicas industriales. La mayoría de las cosas hay que encontrarlas en mercadillos (muy útiles los que se llevan a cabo en recreaciones), tiendas de segunda mano…

O recurriendo a artesanos, pero casi todo se puede localizar o “tunear”  para que la prenda usada parezca la necesaria sin que nada de ello sea un gasto inasumible por parte del recién iniciado.

Esperamos que os sirva nuestro video sobre la uniformidad nacional, que grabamos para nuestro canal de Youtube en Noviembre del año pasado, recordando que la república fue la única que realizó un reglamento propio a partir de 1937 (del que hablaremos más adelante).

Compartir:

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *