En recreación de guerra civil española tenemos una gran ventaja respecto a otras épocas, que es la gran cantidad de imágenes fotográficas que se hicieron durante la contienda y que van a ser la base de nuestro artículo de hoy, por qué recrear fotos históricas.

¿Es una idea nueva esto de recrear fotos históricas?

Es algo que ya hemos visto a hacer a otros grupos (hace unos años la Asociación Frente de Aragón lo llevo a su máxima expresión organizando la recreación fotos históricas por la ciudad de Alcañiz- Teruel, puedes ver ejemplo en el enlace AQUI), tanto en guerra civil española como en otras épocas y suponemos es la evolución natural cuando se “estudian” las recreaciones, y si, no es un error, hemos puesto estudiar porque preparar un buen papel para un evento requiere un análisis previo de todo lo que nos pueda dar información sobre el contexto histórico en el que va a estar basada la recreación.

Foto: Biblioteca Nacional de España

De esos materiales, las fotografías son quizá lo que más se clava en la memoria y que por tanto llama la atención, cosa que hace que durante un entrenamiento, jornada de estudio, sesión fotográfica… en momento dado alguien dice “mira, mira, que poso como en esa foto”.

Grupo Recreación Primera Línea intentado recrear la foto anterior

Seleccionar la foto

Primero debemos ser conscientes de nuestro objetivo, copiar una foto es tremendamente difícil, sino imposible, por lo que debemos fijar una meta realista y seleccionar lo que vamos a intentar hacer para que la recreación no tome un tono quijotesco.

Estudiar la foto

Estudiar y ver que somos capaces de copiar y que no, fijarnos en que materiales somos capaces de tener, reproducir, imitar y cuáles no, para que como mínimo se pueda llevar a cabo de forma parecida y una vez hecho el resultado se parezca a lo que queremos intentar.

Sino se puede hacer exacto ¿merece la pena recrear una foto histórica?

Pues dentro de unos limites razonables claro que si,  es un ejercicio que permite varias finalidades. Una es la diversión de fijarse e identificar los detalles que vemos en la foto, nos permite saber qué cosas podremos usar después en recreación histórica, que clase de persona las llevaba y si somos capaces de conocer el lugar y fecha de la foto incluso determinar el contexto idóneo para llevarlo, algo que muchas veces se nos olvida y cometemos errores al recrear con cosas frecuentes en algunos frente de guerra que no estuvieron en otros lugares ni en otros momentos pero que damos como correctos porque lo hemos visto.

Al analizar la fotografía también podemos aprender de ella, por ejemplo, al intentar copiar la foto de Fany Schoonheyt nos permitió indagar en el personaje, descubrir una mujer adelantada a su época que no dudo en luchar por sus ideales y con una vida muy  curiosa, mas allá de  su imagen como comisaria política de batallón. O que vamos a decir del otro personaje que intentamos copiar, Ernest Hemingway, alguien que difícilmente el público en general no conoce.

Por último la razón más ociosa , el pasar un buen rato con los compañeros mientras disfrutamos de la afición, intentando parecernos a aquellas personas que hace más de 80 años se vieron muy a su pesar envueltas en una guerra civil.

¿Aceptas el reto?

Por todo nos gustaría proponeros el reto de intentar copiar una foto o simplemente buscar el parecido razonable a alguna que últimamente hayas visto, porque así conseguiremos desempolvar el uniforme y ocupar la cabeza en cosas distintas a esta pandemia que tanto nos ha quitado, ¿te animas?

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *