El pasado domingo 24 de noviembre de 2019 llevamos a cabo la I trinchera viviente de la localidad de Fonz, se eligió para ello un lugar con un encanto especial, las inmediaciones de la ermita de San José, donde el ayuntamiento de la localidad ha hecho un importante esfuerzo para poner en valor el asentamiento artillero, que comprendido en la conocida como línea Cinca fue un enclave importante durante la contienda.

Primeras sensaciones

Comenzó el día con una muy grata sorpresa, la climatología, una de las cosas incontrolables que no entiende de la importancia de los eventos y que nos iguala a todos ante la naturaleza, salió un día estupendo a finales de noviembre, comenzaba bien.

Elaboración

Tras los ajuntes oportunos comenzamos a montar los diferentes displays, donde nos ayudaron compañeros venidos de otros grupos de recreación, para esta ocasión queríamos recrear la historia de esas posiciones durante los 2 años de contienda que estuvieron en liza, desde su construcción por parte de las milicias anarquistas, su intento de puesta en marcha ya con el ejercito popular republicano y finalmente su toma por las tropas nacionales.

Para ello dispusimos diferentes escenarios como fueron el batallón de fortificaciones, control de carreteras, observatorio artillero, vigilancia antiaérea y un puesto de mando avanzado.

Puesta en práctica

Los visitantes avanzaban por los escenarios de igual forma que lo harían en un viaje en el tiempo, comenzando con los milicianos que trabajaban en las obras y siendo controlados en el camino, hasta llegar al lugar donde se tienen que ver la eficacia del asentamiento artillero, controlando tiro, potencia de fuego…a la vez que otros compañeros vigilan los cielos en busca de temidas siluetas portadoras de fuego y desgracias.

Dejamos así atrás junto a los puestos anteriores los años 1936 y 1937 para darnos de frente con abril de 1938 y la rotura del frente de Aragón donde los miembros del puesto de mando avanzado republicano intentan recoger lo que pueden, evacuar a los civiles y retrasar la dura ofensiva nacional volando por los aires puentes y caminos, a pesar de lo cual las tropas de la 61 división acaban llegando a Fonz y con ello termina nuestro viaje por el tiempo gracias a la recreación histórica.

¿Solo fue recreación?

No, en esta ocasión hubo un complemento añadido que fue la visita a los restos arqueológicos que comprendieron el asentamiento artillero por uno de los miembros del GRIEGC, Joel, que son los responsables de la reconstrucción y que están llevando a cabo una excelente labor en toda la línea del Cinca. Combinando ambos aspectos se logró una interesante mezcla de recreación histórica y divulgación arqueológica.

Aceptación del público

Fue algo sorprendente, la buena acogida por el publico de la localidad, incluso hubo quien se desplazo de lugares como Huesca, Lleida, Monzón…así como otras pueblos mas cercanos, superando las mejores expectativas de afluencia y sobretodo saliendo con una sonrisa en la boca, deseando conocer más sobre la guerra civil, objetivo este, el animar a la gente a conocer un poco mas sobre la contienda y los que la sufrieron, que es la meta final de la recreación histórica.

Balance final

Una jornada muy buena, que dejó un excelente sabor de boca en recreadores, organizadores y visitantes, por lo que esperamos sinceramente que se pueda repetir en un futuro.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *