En esta ocasión hablaremos de un tema quizá trivial, pero que a muchos recreadores les preocupa, es el tener unos correajes perfectos para recrear, normalmente el sistema de cartucheras carniago (recordar las alternativas posibles), con una apariencia lo más real posible, a la vez que queremos conservarlos  en un estado óptimo, pues tras el fusil suele ser la mayor inversión.

Lograr el tono perfecto de correaje para recrear

Lo primero es lograr el tono ideal, algo imposible, pues ¿cuál es el perfecto? Esto ha llenado alguna hora que otra de conversación entre recreadores que se toman un refrigerio en un momento de asueto, la teoría es sencilla, marrón avellana, pero la práctica es más complicada.

Recreador con correaje carniago ya “añejo”

¿Por qué debemos modificar el correaje?

La mayor parte de los recreadores adquieren sus correajes en artesanos modernos que usan pieles bien de un color natural o ya tintadas, en el primero de los casos siempre se oye decir “pero en la guerra también había correajes nuevos”, cierto, pero el tono es distinto y allí se envejecían rápidamente.

La otra opción es la de correajes nuevos ya tintados, aquí se corre el riesgo de estar mal influidos, porque sin querer nos fijamos en el tono de marrón de piezas originales, siendo esta una apreciación falsa pues el cuero es algo vivo y esos correajes además de una guerra han sufrido 80 años de almacenamiento lo que ha podido influir en su color actual.

¿Entonces cuál es la solución?

La solución es ser pacientes y saber que lo claro siempre se puede oscurecer, lo oscuro ya no tiene remedio por lo que es algo en lo que la prisa no será buena consejera. Para oscurecer unos correajes hay varios métodos con sus pros y  contras cada uno:

  • Usarlos: método mas seguro y que más tiempo tarda en dar sus frutos, consiste en simular lo que hacían los soldados en la época, llevarlos todo el día puestos, estar en la intemperie sometidos a los elementos… algo muy sensato pero reconozcámoslo, difícil.
  • Luz solar: parecido al anterior, lento pero seguro, dejándolos al sol se oscurecerán, pero hay que tener cuidado con la deshidratación del cuero.
  • Protectores de piel: son líquidos o cremas diseñados para el cuidado de sillas de montar o similar, hidratan a la vez que envejecen poco a poco al oscurecer el material. Es un método relativamente rápido pero en el que hay que ser cuidadoso por lo que es de interés hacer una pequeña prueba en un lugar poco visible del correaje. Los ejemplos más conocidos con el aceite de pata de buey y la grasa de caballo.
  • Tintes para cuero: rápido y sencillo, pero arriesgado, tanto por el tono que puede quedar como su durabilidad en el tiempo. Igual que el caso anterior, conviene hacer una prueba en un sitio poco visible

Una vez conseguido, ¿cuál es la conservación adecuada?

Una vez tintados y logrado el color ideal hay que conservarlos, para ello lo mas importante es almacenarlos limpios de polvo, barro e hidratarlos de forma conveniente con multitud de productos que existen en el mercado, sobretodo vendidos como cuidadores de zapatos de cuero, siendo importante al seleccionar  el producto tener en cuenta si modificara el color o no.

¿Quién puede ayudarme?

Todos nuestros consejos han sido hechos desde nuestra experiencia, lo que nos ha ido bien, mal o regular en estos años de recreación,  pero como dice la expresión “zapatero a tus zapatos”, nadie va a saber mas de cómo tratar tus cartucheras que quien te las hizo, puesto que el artesano sabrá que tipo de cuero, grosor y comportamiento del material tendrá, siendo él quien mejor te ayudará a seleccionar el método ideal para tu equipo.

Esperamos haberos sido de ayuda, como siempre estamos abiertos a cualquier duda, sugerencia o corrección sobre lo hablado, pues es un tema donde la experiencia de cada uno puede ayudar a otros a compañeros.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *