En otros artículos hemos hablado del pantalón granadero (recordar el uniforme de 1926), como el más recomendado y versátil de todos los que podemos utilizar en recreación de guerra civil española, pero en ocasiones es difícil de encontrar, localizar una talla adecuada o incluso puede no estar de mas utilizar otras prendas, así que vamos a daros las alternativas que se nos ocurren para recrear guerra civil con pantalones bombachos.

Recreador con pantalones granaderos

Tipos de pantalones para recrear guerra civil

Es por lo anterior que queremos hablar en este artículo, de esas “cosas” que se ven de cintura para abajo o incluso de rodilla para abajo y que usan recreadores como son el pantalón granadero, vendas polainas, calcetín de lana, polainas de cuero… intentando hacer una enumeración de las ventajas e inconvenientes de cada una.

¿Hablaremos de todos los tipos de pantalones posibles?

No, en esta ocasión nos queremos centrar en el estilo de pantalón “bombacho” muy conocido en el bando nacional (aunque a medida que pasa la guerra va perdiendo uso) y también utilizado en el bando republicano (mención especial al otoño-invierno del 36 al 37 donde se ve mucho el pantalón con vendas) durante la guerra civil, aunque en este bando cuesta empezar a verlo a medida que avanza la contienda, si bien, su uso seria correcto.

Alternativas de pantalones bombachos

De esta forma podemos encontrarnos:

  • Pantalón granadero: como decimos, si es posible localizar uno, la mejor opción para recrear, porque nos servirá para todo momento y lugar de los 3 años de guerra civil.
  • Vendas polainas: consiste en unas vendas de diverso material, aunque las más comunes son de paño de lana o algodón que se utilizan para vendarse las piernas hasta la rodilla. Muy utilizadas en la primera guerra mundial se utilizaron mucho también en nuestra contienda. Son quizá uno de los elementos que siendo de poco precio mas utilidades tengan, pues sirven por ejemplo para dar un toque a cualquier uniforme incluso con pantalones granaderos, ayudar a recreadores que no han conseguido esos pantalones y solo han conseguido localizar unos breches (pantalones de montar) para lograr el efecto de pantalón completo o incluso para que unos pantalones rectos que por el corte pegarían mas en otros lugares conseguir que se conviertan en bombachos disimulando su estética.
Recreador con pantalones breches y polaina de paño.
  • Calcetín de lana: una imagen también muy corriente, sobretodo en el bando nacional donde comenzaron a ponerse de moda y se ven en multitud de fotografías, se ponen por encima de los granaderos y sirven también como elemento de continuidad de las anteriormente citadas vendas hasta la bota (donde se ajustarían al borde de ella) o incluso a la alpargata donde se ven en algunas ocasiones acompañando a la estampa del soldado republicano.
  • Polaina de cuero: también en otros materiales, reutilizando las reglamentarias anteriores a 1926. Las de cuero fueron usadas como una prenda de mas calidad que las vendas polainas, viéndolas frecuentemente junto a los pantalones de montar en jefes y oficiales que en ocasiones preferían la combinación borceguí polaina antes que las botas de caña de cuero, seguramente por comodidad.

Conclusiones

Son todos ellos pequeños consejos para intentar dar un toque especial a uniformes e incluso solucionar los problemas logísticos que conlleva recrear guerra civil española,  donde no hay al contrario que en otros periodos históricos ninguna empresa que se haya decidido por producir elementos en serie acordes a los reglamentos de la época que nos faciliten la labor.

Es por ello que animamos a nuestros lectores a dejarnos sus experiencias, soluciones o bricolajes en estos temas, así como no dudéis en preguntarnos cuantas dudas tengáis o decirnos los errores que hayamos podido cometer.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *